Ohio 2017: Relato de mi primera vez… en una conferencia de artes

Estuvimos en la Arts Midwest Conference en Columbus, Ohio, junto a cientos de artistas, representantes y gestores culturales. Esto es lo que observamos en este importante y muy bien organizado encuentro orientado a apoyar a artistas y gestores para que entreguemos lo mejor a nuestras audiencias y ejerzamos un impacto en nuestras sociedades. LEER MÁS

OHIO 2017: RELATO DE MI PRIMERA VEZ... EN UNA CONFERENCIA DE ARTES

16 Octubre, 2017

Debe ser la conjunción de  los astros… pero en toda mi vida nunca pasé tanto tiempo en los Estados Unidos como este año –lo cual a esta altura es significativo. Lo que es más, descubrí que me gusta… muchísimo. Aprecio mucho la naturaleza positiva de su gente, desde los que trabajan en la industria de servicios hasta los ciudadanos que uno encuentra en las calles. Si bien su política me asombra, durante este viaje tuve dos misiones específicas en dos partes bien diferentes del país.

La primera fue un evento de alto nivel en coaching empresarial que duró seis días, en el Ritz Carlton Hotel de Dana Point, California.

La segunda fue la Arts Midwest Conference en Columbus, Ohio, donde se reunieron cientos de agentes contratistas, gestores, artistas que mostraron sus talentos y presentadores (gerentes de sedes de eventos y programas) que buscaban espectáculos para sus próximas temporadas, todos ellos reunidos para hacer negocios.

Estuve allí por primera vez, básicamente como observadora puesto que me había registrado en el último momento.

Entonces, bien, ¿qué fue lo que observé?

En primer lugar, todo estaba excepcionalmente organizado y eran muy claros en cuanto a qué se podía hacer y qué no. Luego de 31 años han aprendido qué funciona y qué no funciona, por ejemplo, en los pasillos de la sala de exhibiciones no está permitido mantener conversaciones sobre contrataciones. ¿Por qué? Para que los presentadores no se vean acechados por artistas o agentes hambrientos, dando a cada participante el espacio para explorar e investigar y relacionarse y hacer lo que vinieron a hacer. Se logró un ambiente digno donde se fomentan la confianza y las conexiones de larga data y donde la gente en general se siente segura y cómoda para desplazarse sin sentirse acosada.

Observé gran cantidad de viejos amigos que obviamente habían estado viniendo año tras año y establecieron amistades y vínculos laborales durante un largo período de tiempo.

Observé que los participantes más experimentados eran completamente amables y generosos dando apoyo a los recién llegados como yo.

Observé en mí misma lo feliz que me sentí al mantener conversaciones en este entorno, sintiéndome verdaderamente en casa.

Observé que esta es una manera efectiva de apoyar a las artes, a los artistas, presentadores y curadores para poder aportar lo mejor al público y tener un impacto sobre la sociedad.

Observé amor por el negocio y entusiasmo para asegurar que este continúe cualesquiera sean las circunstancias.

Y por supuesto también vi el despliegue de talento maravilloso proveniente de todo el país, participé en excelentes talleres, sesiones informativas y algunos debates divertidos e interesantes de la industria.

Y, como suele ocurrir con las conexiones y sincronizaciones, una conversación en el lobby a la mañana siguiente resultó crítica en cuanto a abrir puertas para mi socia en la empresa, Angélica Fanjul, que estaba de viaje por España y Portugal, entrevistándose con orquestas y artistas.

En suma, fue una magnífica experiencia y va mi gran reconocimiento al equipo organizador. ¡Muchas gracias y espero volver a participar en Indianápolis!

You may also like