Nuestros músicos en el concierto del mundo

Si bien algunos músicos latinoamericanos que se destacan en el extranjero han alcanzado cierta visibilidad en sus países de origen, no ocurre lo mismo con gran parte de sus colegas. El caso de Chile puede ser representativo: directores de orquesta, guitarristas, cantantes y especialistas en música antigua están entre los músicos más apreciados fuera de sus fronteras.
LEER MÁS

NUESTROS MÚSICOS EN EL CONCIERTO DEL MUNDO

por Felipe Elgueta Frontier

3 Octubre, 2017

A fines de julio de este año, el chileno Paolo Bortolameolli fue designado director asistente de la Filarmónica de Los Angeles, la orquesta estadounidense más importante de la actualidad. Ahora, apenas dos meses después, se anuncia que su compatriota Alejandra Urrutia  será directora asistente del célebre Iván Fischer en Berlín para un programa en noviembre. Si bien las ascendentes carreras de Alejandra y Paolo han alcanzado cierta visibilidad en su país de origen, no ocurre lo mismo con gran parte de la legión de músicos chilenos que se destacan en el ámbito internacional.

Para enmendar en parte esto, creé un grupo en Facebook hace ya casi una década, “Músicos doctos chilenos en el extranjero”. En la actualidad, tenemos casi dos mil miembros, tanto músicos como melómanos, periodistas y otras personas interesadas en el tema. Las informaciones que han ido confluyendo en el grupo nos muestran algunas tendencias.

Por ejemplo, los músicos chilenos más galardonados internacionalmente son los guitarristas, con casos tan apabullantes como el de un concurso en Brasil en 2012, donde ocuparon 3 de los 7 puestos en la semifinal, o el del Certamen Andrés Segovia 2011, donde los chilenos obtuvieron los dos primeros premios y el premio al guitarrista más joven. Y no solamente han sido premiados como intérpretes: guitarristas-compositores como Javier Farías y Javier Contreras han logrado un amplio reconocimiento.

También se observa que muchos de los mejores intérpretes chilenos se dedican a la música antigua, un área todavía poco desarrollada en su propio país. Cantantes solistas como Luciana Mancini, Emiliano González Toro y Erwin Aros trabajan con los mejores ensambles y directores historicistas. Entre los numerosos instrumentistas se destaca la tecladista Catalina Vicens, con una agenda incesante a ambos lados del Atlántico; su reciente grabación en “el clavecín tocable más antiguo” ha inspirado las reseñas discográficas más hermosas que he leído.

Exportamos cantantes solistas en gran cantidad y calidad, entre ellos Catalina Bertucci, Giancarlo Monsalve, Javier Arrey y Christian Senn, y tenemos muchos cantantes en los elencos estables de los teatros europeos; incluso, en la Wiener Staatsoper se incorporaron recientemente dos chilenos, ambos de Concepción.

Es muy inspirador ver cómo esta gran comunidad dispersa busca conectarse y apoyarse entre sí a través del grupo, y ha sido asombrosa la diversidad de talentos que hemos ido encontrando. Dos casos ilustrativos son Romina Tobar, la primera mujer latinoamericana formada como constructora de pianos y clavecines en Alemania y recién contratada por la Radio de Baviera, y Francisco Vial, un clarinetista fantástico que, mientras se perfeccionaba en París, obtuvo su doctorado… en criptografía (!).

Hemos podido seguir la carrera de músicos consagrados que echaron firmes raíces en el otro hemisferio, como los hermanos Roberto y Andrés Díaz. Otros músicos han logrado desarrollar una carrera internacional sin dejar de residir en Chile, como el oboísta José Luis Urquieta, quien periódicamente está llevando la música de Latinoamérica a otros continentes.

Por cada uno de estos nombres, hay varios más con logros semejantes, y muchísimos otros igualmente talentosos que están formándose en nuestros conservatorios y universidades, entre ellos el flautista Manuel Astudillo y tantos otros músicos destacados de nuestras orquestas juveniles. Es evidente que Chile está lleno de talento musical, al igual que otros países de Latinoamérica, que han producido solistas jóvenes como Lucía Luque y otros ya legendarios como Bruno Gelber.

Con Fanjul & Ward compartimos el sueño de que los músicos de Chile y Latinoamérica sean valorados por el público, tanto en sus países de origen como en el extranjero, como un aporte al descubrimiento y valoración del rol de nuestros artistas y de nuestros pueblos en el concierto del mundo.

You may also like